Conéctate con nosotros

¿Estás por firmar contrato de arrendamiento? Fíjate en esto

¿Estás por firmar contrato de arrendamiento_ Fíjate en esto

Negocios

¿Estás por firmar contrato de arrendamiento? Fíjate en esto

Cuando hacemos trámites es cansado leer hojas llenas de palabras con las que tal vez no estemos familiarizados, pero que tenemos que firmar, por ejemplo, al cambiarnos de casa.

¿Estás por firmar contrato de arrendamiento? Fíjate en esto

Aquí tienes algunos puntos que, Paola Cruz, directora de Asset Management en ALIGNMEX, firma inmobiliaria, sugiere debes fijarte al momento de firmar un contrato de arrendamiento.

VIDEO: Se incendia vagón en la Línea 9 del Metro de la CDMX

Si eres arrendatario, es decir, la persona que va a habitar el espacio, debes identificar puntualmente lo siguiente:

Propietario: Fíjate muy bien que la persona con quien firmas el contrato sea, en efecto, el dueño del inmueble, para este punto, sugiere Cruz, puedes solicitar como prueba que te muestre la escritura y su identificación.

Estatus: Que quede establecido en qué condición se encuentra la casa, si está totalmente pagada o si está liquidándose la adquisición, por ejemplo.

Precio. Que la cantidad establecida en el contrato sea la misma que viste en el anuncio o que te dijo el arrendador cuando establecieron contacto. En este punto, contempla también la forma de pago y si el precio incluye o no el mantenimiento.

Plazo. Considera el tiempo que tienes para liquidar la renta, el estándar es de diez días, generalmente.

Duración. Cerciórate que la duración del contrato sea la correcta, usualmente los contratos de arrendamiento son de un año.

Si eres arrendador, es decir, el propietario que rentará el espacio, considera también los puntos anteriores, para que, en caso de requerirlo, tengas asentado lo que acordaste.

Asegúrate que el inquilino se identifique de manera adecuada.

Establece claramente la dirección correcta de la vivienda.

Considera incluir la tasa de intereses moratorios en caso de que se retrasen al pagar.

Incluye las obligaciones del arrendatario para con el espacio, que lo mantenga en buen estado, por ejemplo, que no lo utilice para otro fin más que el establecido en el contrato, así como otras causas de recisión del contrato.

En cuanto al precio, Cruz sugiere que separes el precio de renta del de mantenimiento: «el mantenimiento no es un ingreso del arrendador, sino de la administración, (…) Es muy importante tener claro qué es un ingreso y que no es un ingreso.» Principalmente por las cuestiones regulatorias, explica.

Ambas partes deben asegurarse que el contrato se firme en original, si es posible, que el asesor legal de cada parte revise antes de firmar.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Más en Negocios

Arriba