Miah Cerrillo tomó sangre y se la puso encima para fingir que estaba muerta y así sobrevivir al tiroteo en Uvalde, Texas.

Miah de 11 años fingió su muerte para sobrevivir al tiroteo que fue creado por Salvador Ramos en una escuela primaria de Uvalde, Texas.

La niña se encontraba dentro del salón que fue baleado; presenció la muerte de su maestra de 4to grado llamada Irma García, quien fue asesinada después de tratar de proteger a sus alumnos.

Blanca Rivera quien es una familiar cercana a la menor narró para algunos medios locales el modo que encontró Cerrillo para poder sobrevivir durante la tragedia:

“Miah tomó un poco de sangre y se la puso encima para poder fingir que estaba muerta (…) vio a su amiga llena de sangre y mojó sus manos de sangre y se la puso encima”, aseguró.

Después de esto, la niña fue trasladada al hospital porque tenía algunos fragmentos de bala en su espalda.
Te podría interesar: “Adiós, guapa”: Dos sujetos atacan a mujer con ácido sulfúrico

De acuerdo con Rivera, su familia está apoyando a Miah para su pronta recuperación física y mental.

“A estas alturas, solo nos queda orar y pedirle a Dios que nos ayude a superar esta situación”, concluyó.